miércoles, 18 de septiembre de 2013

RAZA ESPAÑOLA
EL ACOPLAMIENTO IDEAL
        He visto en la página web del “Club italiano Razza Spagnola  este  artículo sobre algunos aspectos de los acoplamientos del canario de Raza Española. Como me parece muy interesante y de gran utilidad para los aficionados a esta raza, es por lo que lo he traducido y lo presento aquí.  
Para la reproducción utilizar canarios nevados es una ventaja indiscutible. En los ejemplares intensos que se obtengan seguramente habrá una mejoría del plumaje. Si se empareja nevado con nevado seguramente habrá un empeoramiento.
Lógicamente la mejor unión debe ser intenso con nevado,  pero en mi humilde opinión, esto no siempre es cierto para llegar obtener pájaros que  sobresalgan  en las exposiciones.
Personalmente opino que el  mejor acoplamiento es intenso con semi-intenso, y a veces intenso con intenso, especialmente en aquellos ejemplares que posean un buen plumaje, muy compacto,  sin la típica corbata en el cuello,  sin el pequeño golpe de viento en el pecho y  sin partes libres de plumas, especialmente en la parte posterior del ojo.
 
Antes de iniciar el análisis de los emparejamientos me veo en la obligación de decir que de una pareja de baja calidad, lejana de las características exigidas en el estándar, difícilmente se pueden obtener buenos resultados, ya que carecen de los requisitos mínimos y esenciales para iniciar el proceso necesario de mejora del  criadero.
       Para comenzar a criar esta maravillosa raza, como cualquier otra raza, hay que empezar con pocas parejas que provengan de algún criador que regularmente obtiene buenos resultados en los concursos y que tiene una cepa bien establecida. Se debe comenzar con el emparejamiento clásico de intenso con nevado.  De esta unión seguramente se obtendrá algunos buenos ejemplarles con un buen plumaje, aunque tal vez un poco grandes de tamaño, pero sobre ellos debemos de  trabajar evaluando las características de cada uno.
         Descartaremos todos los ejemplares que superen los 12,5 cm y todos aquellos que tengan unas patas muy largas, así como el plumaje descompuesto, sean intensos o nevados.
Después de esta primera selección, tendremos un grupo, a menudo limitado en el número de ejemplares, con los que se puede iniciar nuestro camino para mejorarlos según el estándar.
Siempre se debe hacer una especial autoevaluación y  autocrítica en la que nunca se debe sobrevalorar a  los ejemplares, y en la que no cabe la compasión frente a los canarios que no reflejan, en principio, el criterio que la norma exige. En cuanto seamos demasiado indulgentes no llegaremos nunca llegaremos a hacer la selección necesaria para llegar a la meta prefijada.
         Haremos  dos grupos, uno con los intensos y otro con los nevados y seminevados, teniendo cuidado en no confundirnos; cuando sea la época de formar las parejas cogeremos  ejemplares intensos de pequeña talla, con un plumaje aún por mejorar y los emparejaremos con canarios nevados de optimo plumaje  y de una talla no excesiva. Los canarios intensos de óptimo plumaje y con patas perfectas los emparejaremos con los ejemplares semintensos de las mismas características.
         Después de esta segunda fase de emparejamientos deberemos empezar a obtener algunos ejemplares interesantes por su plumaje y  por su talla.
         Al tercer año, si hemos trabajado bien los años precedentes podríamos intentar unir intenso con intenso con aquellos ejemplares que nos permitan tal unión, o sea con las características mencionadas anteriormente en este artículo, para intentar reducir la talla.
         En todo lo que se ha dicho anteriormente y sin querer ser contradictorio, no hay que dejar de hacer el emparejamiento clásico de intenso con nevado ya es el acoplamiento que garantiza el mejor resultado respecto al plumaje y por tanto es necesario para tener un criadero de canarios con un plumaje excelente.
         Hay otros factores que pueden influir positivamente, si se hacen con el debido conocimiento, en la selección del canario de Raza Española. Me estoy refiriendo a las diversas mutaciones de color, pero esto es un aspecto que merece un tratamiento aparte.
         Con este artículo he querido contribuir a la divulgación de esta minúscula raza de aspecto un tanto delicado pero que delicada no es.
Pasquale IOVINO 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada