domingo, 20 de octubre de 2013

EL COLOR EN LA RAZA ESPAÑOLA

La raza española comenzó como un canario básicamente verde,  en cuanto está  estrechamente vinculada a la forma ancestral, pero sabios criadores han logrado insertar en esta ave, al igual que en muchas otras especies, nuevas mutaciones resultado de los estudios genéticos y una cuidadosa selección.
Las mutaciones de colores han afectado a casi todas las especies de aves criadas, desde  los indígenas a los exóticos, desde los  canarios hasta las cotorras, etc. El criador, a menudo exagera  algunos factores, incluso es capaz de eliminar casi todos los colores en el color de las aves y solo dejan uno, piénsese en conseguir un jilguero todo con solo la máscara roja.
Una vez dicho esto, puedo decir que muchas mutaciones también han afectado a nuestro pequeño canario,  seguramente  trasladados de los canarios de color. Entre los colores más comunes que se pueden encontrar mirando por las exposiciones están:
- CANELA: BRUNO o ISABELA.
- PIZARRA.
- AGATA.
- MARFIL.
No se mencionan el amarillo y el verde porque son los colores de partida y los más extendidos.
En los canarios de raza española no interesa el color ni el dibujo melánico ni la intensidad del lipocromo, etc. pues aunque las mutaciones de color puedan estimular y despertar la curiosidad del espectador que acude a las exposiciones, no son esenciales para obtener unos buenos resultados en los concursos, o al menos así es como debe ser, aunque es un elemento importante que puede influir según mi opinión, en igualdad de otros elementos de juicio.
La valoración de un buen ejemplar se hace realmente sobre parámetros tales como la talla, la cabeza, el cuello, el cuerpo, etc. y no ciertamente el color.
Veamos ahora algunas de las diversas mutaciones comenzando por el canela (Isabela o bruno) que es sin duda una de las más interesantes junto con el marfil, especialmente para el plumaje ya que las plumas son más estrechas y sedosas, y dan al canario un aspecto más compacto y al mismo tiempo más delgado.  Los ejemplares con esta mutación se utilizan a menudo para arreglar el plumaje de canarios que necesitan pequeños retoques. 
El factor canela (bruno o Isabela)  es un factor ligado al sexo que se trasmite de manera directa por un macho canela o por un macho portador, y de manera indirecta por una hembra canela de la que saldrán todos los hijos machos portadores de canela.
Este factor puede permanecer en estado latente en algunos machos portadores y manifestarse en cualquier momento cuando se acoplar con una hembra normal; y cuya descendencia será de un 25% de hembras canela, otro 25% de machos portadores y un 50% de machos y hembras que no están afectados por el factor canela. Estos porcentajes son teóricos, pues personalmente con un macho portador obtuve un año una sola hembra canela, mientras que al año siguiente obtuve cuatro hembras y varios machos portadores (los machos portadores se distinguen porque en el nido tienen los ojos rojizos).
 
Entre los canarios de fondo blanco mi favorito es el ardesia, ya que puede manifestar un plumaje  de color uniforme  y un estilo que no tiene nada que envidiar a uno verde.  Los ejemplares con este color suelen tener mucha elegancia dando la impresión a quien los observa, de un canario gracioso, muy pequeño y claramente delimitado entre los sujetos típicos de esta raza.  
El efecto del factor marfil, entre los lipocromos, se puede comparar al efecto del  canela en los canarios melánicos. Muy a menudo se utiliza

para mejorar canarios amarillos cuyo lipocromo está un poco lavado.  Hablando  con criadores de canarios de color he podido aprender que para dar mayor  lipocromo a los canarios amarillos se introducen canarios con esta mutación, aunque en algunos casos se pierde el famoso amarillo limón y sale un amarillo ocre,  pero esta introducción es esencial cuando se quiere mejorar un criadero que tiene carencia de lipocromo. Este factor también está ligado al sexo.
            Finalmente he de mencionar el ágata ya que este año he visto muchos ejemplares sensacionales en diversas exposiciones. El color típico de esta mutación es muy similar a la “piedra de ágata” y le da al ejemplar mucha elegancia. Este factor también está ligado al sexo.
            Todos estos colores sirven para llevar nuevos estímulos a la cría de la Raza Española y para aportar nueva sangre en los criaderos en los que se introducen estos colores, pero no hay que olvidar que si no se introducen con el debido conocimiento se pueden aumentar exponencialmente los defectos.
Pasquale IOVINO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada