lunes, 24 de noviembre de 2014

MODIFICACIÓN PLANILLA DEL 
IRISH FANCY

            Los pasados 21 y 22 de junio de 2014 tuvo lugar en la ciudad de Massy – Palaiseua la reunión de Jueces Expertos de  canarios de postura de la C.O.M con el fin de estudiar las propuestas de modificación de diversas razas, y, en su caso, modificar el estándar de dicha raza.

       Irlanda propone que el  Irish Fancy tenga 20 puntos en el apartado Cabeza en lugar de los 25 que tiene en la actualidad, y que esos 5 puntos que se quitan de la Cabeza se sumen a los del Cuerpo, que pasaría a tener también 20 puntos.
 


       Personalmente me parecen unas propuestas acertadas, ya que definir por las características de la cabeza a una raza, me parece excesivo. El cuerpo también es una característica muy importante, que define más y mejor y este canario. De esta manera las dos características más importantes de la raza serían la Cabeza y el Cuerpo.

       También propone hacer mención de la Posición en el apartado Movimiento, que pasaría a llamarse Posición y Movimiento.
        Cambiar la denominación es llamar la atención sobre la importancia de la Posición, que a veces se olvida a favor del Movimiento. Las dos características deben ser igual de importantes; el canario se debe mover con movimientos rápidos y enérgicos y con una posición que oscile entre 65º y 75º.
      
       Se propone  un apartado específico para la Talla, que será de 12,5 a 13 centímetros, y que tendrá una puntuación de 10 puntos.
        Me parece muy acertada la creación de este apartado, pues ya había dos tendencias: hacer pájaros grandes, que podrían llegar a tener muchas similitudes con el Llarguet, o hacer pájaros pequeños que podrían semejarse mucho a un Rehinlander sin moña.

       El apartado Condición se quedaría con 5 puntos en lugar de los 15 que tenía actualmente.
       15 puntos para la Condición me parecían excesivos, ya que la Condición solo hace referencia a la limpieza y a la salud y no a ninguna característica racial.

       Las propuestas son aceptadas.
        

lunes, 27 de octubre de 2014

SEGUIR UNA ESTRATEGIA DE MEJORAMIENTO.
Brian Keenan
 Publicado  en Cage & Aviary Birds en marzo 1998
         Brian Keenan es uno de los más prestigiosos criadores británicos de canarios Yorkshire. Este interesante artículo tiene validez para cualquier raza de canarios. Espero que sea de utilidad para los criadores.
        La cría de canarios es muy similar para cada variedad, pero los emparejamientos para conseguir buenos resultados son diferentes para cada especie.
        Un criador de canarios Yorkshire tiene en cuenta aspectos totalmente diferentes que un criador, por ejemplo, de Gloster. Para el primero una buena longitud es una característica deseable, sin embargo el segundo debe buscar que sus pájaros sean lo más cortos posible.


        Los aficionados que comienzan la cría de cualquier variedad deben adquirir sus ejemplares al mismo criador y seguir las indicaciones que él les dé sobre los emparejamientos a realizar, pues él conoce a sus aves mejor que nadie. Si se obtienen los pájaros de diversos criaderos hay más dificultades para obtener buenos resultados, pues ¿cómo emparejar para obtener resultados de calidad? No hay un criador que pueda orientar sobre los cruces a realizar.
         Si alguno de los canarios adquiridos ganó en su categoría esa es una buena señal de que esos pájaros son los adecuados para comenzar la cría. Hay que procurar adquirir los canarios de la máxima calidad posible.
        Desarrollar “un buen ojo” es una de las claves del éxito. El criador debe tener presente el estándar de la raza que está criando, tiene que comparar sus pájaros con ese estándar y saber cuáles son las cualidades y defectos de los canarios que tiene. Para aprender a tener “buen ojo” es muy conveniente leer publicaciones al respecto, visitar exposiciones y hablar (para aprender) con aficionados experimentados. Es crucial criar ajustándose al modelo de la raza, pues el objetivo es obtener pájaros lo más similares posible a dicho modelo.

        Estos son algunos consejos para ir en la dirección correcta.
        Reconozca los defectos de sus pájaros.
        No hay que desanimarse, pues el canario perfecto no existe. Hay que trabajar con el material que se tiene a mano, procurando partir siempre de unos pájaros de la máxima calidad posible. Si se reconocen los defectos es cuando es posible eliminarlos.
        Determine sus prioridades.
        ¿Se quiere conseguir un plantel equilibrado o desea obtener éxito inmediato en los concursos con unas pocas aves muy selectas? Echando el mejor con el mejor podría maximizar su stock de canarios potencialmente, a expensas del resto de canarios de su criadero (tendría unos pocos canarios muy buenos y el resto mediocres).
Equilibrar la calidad global de sus pájaros será más lento, pero una vez conseguido se podrá echar cualquier pareja y conseguir su mejor pájaro del año. Hacer las cosas despacio porque se tiene prisa es a menudo un buen consejo.
Seleccione bien los progenitores, recordando que el joven que nazca se convertirá en material para seguir mejorando los ejemplares del criadero el próximo año. 
 

Las parejas se deben hacer reforzando las cualidades positivas (echar dos pájaros con un excelente plumaje, con una buena longitud, con un pecho y espaldas adecuados, etc.) y compensando las negativas con las cualidades del otro (posición incorrecta de uno con posición correcta de otro, cabeza y cuello demasiado grande con cabeza y cuello correcta, etc.)


        Aprenda a distinguir los tipos de plumas y cómo actúan en la raza que se está criando.
        El esqueleto de los canarios es similar, y la habilidad de los criadores se muestra visualmente a través de las plumas, que muestran el tamaño, la forma, la conformidad con el estándar, la calidad de la pluma, etc.
        Cría en línea y endogamia.
        Determine los puntos buenos y malos de un semental. Procure fijar los buenos e ir eliminando los malos. La cría en línea es el procedimiento más adecuado.

        Piense en cuál será su estrategia para mejorar su criadero.
        Si adquiere un ave de calidad ¿cómo va a emparejarla? Actúe en consecuencia con la raza que está criando. Por ejemplo, en su criadero de Yorkshires salen casi todas las hembras de buen tipo pero un poco pequeñas y puede seguir obteniéndolas  con la intención de comprar un gran macho para emparejarlo con esas hembras de excelente tipo y obtener ejemplares de mejor calidad: buen tipo y buena talla.
Busque ayuda.
        Hay aficionados en los clubes y asociaciones que están dispuestos a ayudar a los criadores que empiezan. Contacte con ellos y pregúnteles sus dudas. La mayoría le ayudará gustosamente.
        Por último, disfrute de su afición, es un pasatiempo, un medio de pasarlo bien, no es cuestión de vida o muerte

sábado, 27 de septiembre de 2014

EL POSADERO Y JAULA DE LOS CANARIOS DE FORMA Y POSICIÓN
    G. Passignani

    La selección de las diversas razas de pájaros, hechas en cautividad, y en particular la del canario, debe ser lo más completa posible sin omitir ninguno de sus componentes.
    El primer aspecto de la selección es la salud del canario; iniciar la cría con canarios que no están en perfecta salud significa ir por un camino decepcionante y corto. El local de cría es importante para mantener la salud de los canarios, como la alimentación. Es importante tener conocimientos de de biogenética, morfológica, fenotípica, comprendiendo las causas que las determinan; conocer las variedades de plumaje para cada raza y en último lugar tener experiencia en el emparejamiento del macho y la hembra. Todo esto se debe hacer con pasión y entonces se verá que  al cabo de pocos años los buenos resultados no tardarán en llegar.
    Nuestro hobby, lleno de sacrificios y renuncias, finaliza cada año con la presentación de los mejores individuos en las mejores exposiciones, en busca de esos éxitos que cada uno de nosotros anhela. Son muy pocos los aficionados que crían sus pájaros buscando el máximo parecido de sus ejemplares al estándar de la raza y luego no participan en las exposiciones.
    La mayor parte de los criadores, sea por unas causas o por otras, fallan en producir un buen porcentaje de canarios típicos, con excelente plumaje, bien entrenados a las jaulas de exhibición y en excelentes condiciones. El camino comenzó en la selección realizada por el aficionado y que bien hecha puede ser la clave para obtener múltiples satisfacciones.
    Pero con la llegada a la exposición, con la operación de enjaularlos nacen los primeros problemas, problemas que, raza por raza, vamos a tratar de analizar, en cuanto que muchas veces determinan el resultado en la exposición y pueden echar por tierra todo el sacrificio selectivo hecho durante tantos años de trabajo.
    El problema afecta a la jaula y al palo o posadero. Las jaulas ya tienen una forma y tamaño determinado y no se puede actuar sobre ellas. Pero los problemas surgen cuando las Razas que va a alojarse en esas jaulas son canarios muy nerviosos o excitados,  que toman una posición demasiado erguida, alargando el cuello y alterando notablemente la forma y la posición ideal que deben tener. Tomando como ejemplo el Gloster, muchos ejemplares cuando se meten en la jaula de concurso suya, tienden a estirarse y baten las alas, alterando significativamente su forma.
    Este problema, de manera bien visible, se ve también con las jaulas de media cúpula que se usan para el Border, Fife Fancy, Hosso Japonés, Scotch Fancy y Raza Española, jaulas que muchas veces, y en la misma exposición, tienen diversas medidas: 30 cm de altas, 35 de larga, algunas 15 cm de profundas, otras 10 cm (tipo inglés). El modelo inglés, más estrecho, obliga al canario, en particular al Border, a adoptar la posición más adecuada por la dificultad de girarse, cosa que no ocurriría si la jaula tuviese más profundidad. Con la jaula estrecha el canario se ve forzado a ponerse de perfil frente al juez, con lo que se aprecia mejor su posición y contorno.
    Otro problema que puede surgir de la jaula es la limpieza de la misma, ya que cuando está sucia  altera el color del canario, en particular los amarillo y los blancos, pues los ensucia.
    Pero estos males tienen fácil solución. En el caso del Gloster poniendo un cartón que cubra totalmente la parte superior; en las jaulas de media cúpula y adecuada profundidad dando tiempo al canario a que tome la posición (siempre y cuando esté bien entrenado), y por último llevando una toalla o trapo para limpiar la jaula antes de introducir al canario.
    El verdadero problema son los posaderos o palos, o como se les quiera llamas, que si no tienen la forma y la medida adecuada para cada raza, no solo dificultan la adquisición de la posición, sino también la forma.
    Comenzando con las jaulas de media cúpula, cuando se expone el Border, el posadero debe ser de forma redonda con un diámetro de doce milímetros, para dar la posibilidad al Border de agarrarse al posadero con todos los dedos, cosa necesaria para asumir la posición adecuada.
 Cuando el Border se aloja en una jaula de media cúpula con unos posaderos adecuados, el cuerpo se ve afectado positivamente, las patas muestran todo el tarso, el talón y una parte de la tibia. Si el posadero es de forma plana, el canario está como si se encontrase en el suelo, en cuclillas, y salvo raras excepciones no toma la posición adecuada. Los dos posaderos deben estar separados once centímetros.
    El Fife Fancy, alojado en la misma jaula de media cúpula, tiene las mismas exigencias que el Border: posadero redondo con un diámetro de diez milímetros, con una distancia entre los dos palos tiene que ser nueve centímetros. Con demasiada frecuencia vemos al Fife Fancy expuesto en jaulas reglamentadas con posaderos planos, con un tamaño que a veces supera los quince milímetros.
Con estos posaderos tan extraños el canario no consigue levantarse y asume la posición de “la gallina clueca”, estropeando su propia forma, anulando el efecto de la nuca, con un peso del cuerpo hacia la cloaca. Como puede apreciarse el Fife Fancy es uno de los canarios más perjudicados por un posadero inadecuado. Un Fife Fancy expuesto con posaderos inadecuados, cuando se pone en los adecuados para él, tarda un tiempo en tomar su posición, debido al dolor sufrido en la exposición donde no ha tenido su posadero óptimo.
    Para el Scotch Fancy la jaula ideal también es la de media cúpula, con los posaderos de la misma medida que el Border, pero con una separación entre sí de trece centímetros.
  Cuando el canario puede agarrarse con seguridad al posadero es cuando puede asumir la posición en semicírculo y mostrar su fina elegancia con el cuello largo, cabeza serpentiforme, espalda estrecha, dorso bien redondeado, patas ligeramente flexionadas y la cola pasando por debajo del palo. Todo esto solo puede suceder cuando el canario puede agarrarse bien al posadero.
    Las otras dos razas que se alojan en la jaula de media cúpula son el Hosso Japonés y el Raza Española. Estas dos razas, vistas las pequeñas patas y pequeños dedos, necesitan posaderos pequeños de forma redonda de diez milímetros de diámetro. La distancia entre un posadero y otro es de diez centímetros para el Hosso Japonés y de doce centímetros para el Raza Española.
¿Cómo va a poder el Hosso curvarse si no está bien agarrado al posadero?

El Raza Española, con sus patas cortitas y dedos muy pequeños, necesitan agarrarse bien para poder moverse con agilidad y saltar bien de un posadero a otro.
    La jaula de cúpula es para Yorkshire, Lancashire, Bossu Belga, Munchener, Bernois y Llarguet. En este tipo de jaula hay dos tipos y formas de los posaderos. Está previsto que hay un posadero central en alto y otros dos en la parte baja, y colocados lateralmente, junto al comedero y al bebedero. Es importante que el canario, cuando se encuentra en lo alto, en el posadero central, no se distraiga con otros posaderos a los que pueda llegar, y algunas veces no tome la postura correcta.
    Para el Yorkshire el posadero oval es determinante, no solo para tomar la posición, sino también para dar a todo el ejemplar el movimiento de contracción de las patas (trabajo del posadero) y de deslizamiento hacia delante hasta que se sujete con  el dedo posterior.
Todo esto hace que el canario, a causa del movimiento de las patas, levante la espalda y recoja el cuello y cabeza y así tome la forma  y posición adecuadas.
 Cuando el posadero colocado en lo alto es de forma redonda el canario también consigue erguirse, pero el bloque espalda, cuello, cabeza, en vez de estar recogido se alarga o se acorta demasiado.
    Para el Lancashire, Bossu Belga, Munchener, Bernois y Llarguet la forma del posadero puesto en lo alto debe ser redonda, con doce milímetros de diámetro.

 Cuando se expone un Yorkshire el posadero en alto debe ser oval, con un ancho de quince milímetros, y los laterales de abajo redondos de doce milímetros. Para las otras razas basta poner en el centro un posadero redondo y posaderos ovales abajo.
    Finalmente quedan las jaulas tipo caseta, solamente con el frontal abierto.

 El Gloster puede tener el posadero de forma cuadrangular, con los bordes redondeados (a la inglesa), o bien redondas de diez milímetros de diámetro; la distancia justa entre los posaderos es de nueve centímetros

 Para el Crest y el Norwich valen las mismas reglas del Gloster con un diámetro de doce milímetros.
        En último lugar queda el canario Lizard. La jaula ideal es la de caseta, y si es posible con el interior de color azul cielo, este fondo de jaula posibilita que el color de fondo del Lizard resalte más. El posadero ideal es de forma redonda con un diámetro de diez milímetros y una distancia de un posadero a otro de doce centímetros.      Como se ha visto, el posadero es determinante para resaltar mejor las características de cada raza, no solo para la posición, sino también para dar al cuerpo del ejemplar la forma justa. El posadero adecuado da al canario tranquilidad, y esta tranquilidad le hace tomar su posición adecuada.
        Poner un posadero equivocado en una jaula de exposición (un Hosso Japonés con un posadero de quince milímetros), es como si a un gran violinista se le da para tocar un Stradivarius un arco defectuoso. 

domingo, 31 de agosto de 2014


MODIFICACIÓN DEL ESTANDAR DEL FIFE FANCY

         El pasado 21 y 22 de junio de 2014 tuvo lugar en la ciudad de Massy – Palaiseau la reunión de Jueces Expertos de canarios de postura de la O. M. J, con el fin de estudiar las propuestas de modificación y actualización de los estándares de diversas razas de canarios de postura a propuesta de diversos países.
         Asistieron a esta reunión representantes de Alemania, Austria, Bélgica, España, Francia, Gran Bretaña, Irlanda, Italia, Portugal, Holanda, Suiza y Turquía.
 
        Respecto al canario Fife Fancy: Gran Bretaña propone  actualizar el diseño que aparece en el estándar (más erguido), dejando la misma descripción del resto de características.
          Se aprueba la propuesta.


 
          Esta propuesta posiblemente venga motivada por  la tendencia que se está viendo últimamente de canarios bastante agachados, que no tienen le elegancia, prestancia y esa especie de fiereza que debe tener un Fife.

         La forma del cuerpo se realza cuando el canario está erguido. Estar algo más erguido no supone nunca que tenga las patas verticales.

 
Fife con una buena posición pero con mala forma en la espalda y poca curvatura en el pecho. 

 
Fife con mala posición (está totalmente agachado) y con mala forma. Posiblemente este canario si estuviese erguido su forma mejoraría.

 
   Fife con una buena posición y buena forma del cuerpo

 
MODIFICACIÓN DEL ESTANDAR DEL BORDER
          El pasado 21 y 22 de junio de 2014 tuvo lugar en la ciudad de Massy – Palaiseau la reunión de Jueces Expertos de canarios de postura de la O. M. J, con el fin de estudiar las propuestas de modificación y actualización de los estándares de diversas razas de canarios de postura a propuesta de diversos países.
         Asistieron a esta reunión representantes de Alemania, Austria, Bélgica, España, Francia, Gran Bretaña, Irlanda, Italia, Portugal, Holanda, Suiza y Turquía.
 
        Respecto al canario Border: Gran Bretaña propone cambiar el orden de los apartados de la planilla.
         Actualmente figura en primer lugar el apartado Cuerpo, con 15 puntos, en segundo el apartado Color, con 15 puntos, y en tercer lugar Posición y Movimiento, con 15 puntos.
         La propuesta consiste en poner en primer lugar el apartado Posición y Movimiento, en segundo el apartado Cuerpo y en tercer lugar el apartado Color, con las mismas puntuaciones.
          La propuesta es aceptada.
          ¿Qué supone este cambio?
         Pues que la Posición y Movimiento pasa a ser el primer apartado de la planilla, y por lo tanto el concepto más importante, ya que en caso de empate ese es el primer apartado que se consideraría para el desempate.
         El segundo concepto más importante pasaría a ser el Cuerpo, que hasta ahora había sido el primero.
         Y el tercereo el Color, que hasta ahora había sido el segundo apartado.
         ¿Y por qué la Posición y Movimiento adquiere tanta importancia? Pues porque si un canario no tiene una buena posición, no se manifiestan bien las cualidades de las Formas de su Cuerpo. El Movimiento y la elegancia de su Posición siempre fueron características esenciales en esta raza, y ahora se están perdiendo a favor de los otros dos apartados.  Ahora empiezan a abundar ejemplares de buen Cuerpo, pero que apenas se mueven y que adoptan cada vez una posición más agachada. Estas modificaciones intentan volver a poner las cosas en su sitio.
         En mi opinión son un ejemplo del buen hacer de los Colegios o Asociaciones de Jueces, que están vigilantes a los derroteros que toman determinadas razas, e intentan corregirlos cuando ven que toman direcciones erróneas.
 
Buena forma, mala posición.
 
  Buena posición, mala forma, mal color
 
 
Excelente posición y forma. Color de intensidad no uniforme.
 
 
Mal color. Nevado no está uniformemente repartido. Mala forma.
 
 
Color excepcional. Forma muy buena. Posición no erguida.


domingo, 27 de julio de 2014

¿Lo podríamos construir aquí en Italia?
¿Cómo que qué? ¡El canario de Raza Española!

            Interesante artículo cuyo autor desconozco. Es un artículo que hace sonreír porque están reflejadas en él las posturas de algunos “expertos” y “enteraos” que olvidan que una raza se hace sobre todo, y casi con exclusividad, a base de selección, selección y selección. También se muestra una interesante reflexión respecto a la introducción de nuevos colores en el Raza Española.   

         Me parece ver las caras de consternación de muchos criadores galardonados que seguramente sonreirán al leer esta frase.  Otros pensarán que el escritor está loco. Otros todavía se preocuparán pensando que han gastado un montón de dinero para comprar sus ejemplares a grandes criadores o incluso los han traído de España.
         Como es habitual, la verdad se suele encontrar en un término medio. Pero a lo mejor esta vez  podría estar en otro sitio. Depende de lo que uno quiere hacer, por dónde empezar, y sobre todo cómo hacerlo.
 
         No estoy haciendo un discurso de ciencia-ficción en absoluto.  El canario de Raza Española, por su historia, me recuerda un poco la del Hoso Japonés. Repasémosla.
 Hacia el final de los años 80, de hecho, apareció este canario  en nuestras exposiciones y era muy diferente a los que vemos hoy. Era básicamente un pequeño Scotch Fancy.  Si miramos en los datos de las exposiciones de aquellos años, veremos que los que competían  con los Scotch, a menudo ganaban con un Hoso,  también con un Bossu y si la FOI (federación ornitológica italiana) los hubiese reconocido, probablemente  algún un buen criador también se hubiese infiltrado con algún buen Münchener. No hay nada de extraño en eso. El hecho es que en los años setenta, se comenzó a reconstruir la raza extinta del Scotch Fancy. Un canario realmente fantástico y elegante. Al igual que con muchas otras razas, este último se derivaba de un solo progenitor,  el gigante Gantese que era un enorme canario en forma de media luna. Ahora, sin entrar en detalles de toda la historia, hay que decir que con el tiempo  en diversas naciones se modificó este gigante, creando el Scotch, el Bossù, etc. Recientemente los japoneses  salieron con dos razas: el Hoso y el Makige. Este último es como un fantasma, nadie lo ha visto; pero el primero es un pájaro muy agradable por su pequeña talla y se comenzó a criar en Italia y resto de Europa. 

         Se generó una gran  confusión que se generó entre los pobres jueces italianos que nunca habían visto este canario en realidad. Lo conocían por una hoja que representaba es estándar. Voy a contar dos casos que me ocurrieron a mí.  
         El primero se refiere a un cruce de un canario “normal” con un pequeño Scotch y que tenía mucha semejanza con el estándar del Hoso y que presenté fuera de concurso en un exposición local para mostrarlo. Dio la casualidad que en ese día no pude estar presente en los enjuiciamientos, por lo que el pobre juez que no conocía que el canario se presentaba fuera de concurso,  tuvo este canario apartado hasta el final, esperando mi llegada para conocer el origen del animal. Yo no llegué, pero si lo hubiera hecho y hubiese dicho  que había venido de Japón, tal vez le habrían concedido 90 puntos. Pero como no llegué dieron 86 u 87 puntos.
         Continué seleccionando, ya que no podía ir a Japón a comprar canarios que no habría encontrado. Llevé a un concurso internacional un ejemplar muy bonito, que era ya una cuarta o quinta generación. ¿El resultado? 92 puntos ¡Qué disparate! La revista "Ucelli”Aves" público de manera inmediata su foto y no digo nada sobre las peticiones de pájaros. Es obvio que no puede complacerlas por falta de ejemplares, y quiero aclarar que con esa foto se publicó un extenso artículo  que explicaba cómo conseguir estos canarios, pero… algunos estaban en apuros. Siempre he creído que un verdadero criador debe “construir” sus canarios de lo contrario es un acoplador... pero todo el mundo puede hacer lo que quiera.
         Todo esto que cuento es para introducir y concluir rápidamente sobre la construcción de la Raza Española. Bueno, los defensores de un estándar diferente al de la FOI que representan a los que consideran esta raza como el resultado de cruces entre los canarios de color y el Hosso. Lo mismo dicen algunos jueces. ¿Pero estamos seguros que están equivocados?
            Un conocido personaje que no quiero nombrar para no embarcarme en la enésima querella judicial por su parte, me dijo en la época del Hoso hecho en Italia, que podía conseguir el Raza Española emparejando este último con el Scotch. Y ahora lo mismo da, se puede obtener el Raza Española emparejando el Hoso con un canario de color muy intenso. La cola desaparece debajo del palo, se consigue la posición de 45º, se reduce la talla, se obtiene un cuello largo con una cabeza pequeña, el plumaje se hace apretado, y el cuerpo sigue siendo cilíndrico. El resto lo hará la selección. Si a todo esto añadimos la negativa de  muchos jueces de postura lisa a enjuiciar este canario el juego ha comenzado.
          Es en este punto cuando interviene el Club Raza Española para defender las características raciales, y negar con toda determinación, toda coloración que no sea amarilla, Isabela o bruno, verde, blanco o ardesia, ya que indicarían un cruce seguro con el canario de color.
          Entiéndase lo que digo y  que no quiero meter  todo en el mismo saco.
 Hay mutaciones como el ágata y el isabela que también pueden ocurrir espontáneamente, pero discúlpeme si hablo como de costumbre muy claro, ¡el color ágata me parece que está demasiado de moda en todas las razas de canario!
         Esto no quiere decir que cualquier persona que se dedique con honestidad a estas variedades de color, no deba continuar, de lo contrario hay que "eliminar", dentro de los canarios de color,  a todos los canarios de factor rojo pues todos ellos proceden de la introducción de sangre del Cardenalito , pero invito a este tipo de criadores que buscan nuevas variedades de color en el Raza Española, que digan a los otros criadores que sus canarios proceden  de cruces son canarios de color, y que realmente son una raza mixta, de modo que se haga la mayor selección posible para alcanzar ejemplares, que con el mayor porcentaje posible de sangre del raza española de sangre española, con una bella variedad de colores.


viernes, 4 de julio de 2014

CRÍA EN LÍNEA DEL YORK
BRIAN KEENAN

Interesante artículo escrito por uno de los más prestigiosos criadores ingleses de los canarios York.
Los más prestigiosos criadores de canarios admiten que la forma más rápida de introducir las características de un semental ganador, que a su vez puede producir jóvenes de alta calidad, es por la reproducción en  línea. La pregunta es: ¿cómo se trabaja en línea? 

Los más prestigiosos criadores recomiendan comenzar con dos parejas de canarios. Lo ideal es que procedan del mismo criador, y por lo tanto que ya estén relacionados, por lo menos ligeramente. En la cría en línea  lo importante es eliminar todos los genes extraños a esa línea, con lo que se obtienen resultados más predecibles, y se puede trabajar de manera realista en la mejora de su criadero.


Se puede observar que cada polluelo producido lleva 50% de su línea de sangre de los padres originales - 50% heredado de su padre, y 50% de su madre. Las aves pueden o no mostrar las características de sus padres depende de qué ave era la más dominante. Esto se puede comprobar en el 2º año.

Opciones de emparejamiento segundo año.
         El 2º año hay varias posibilidades. Suponiendo que tengamos un número razonable de canarios jóvenes, es posible emparejarlos de varias maneras diferentes.  La pareja 1 se puede echar con sus hijos (macho con una hija, hembra con un hijo). De manera similar se puede hacer con la pareja 2. Esta forma de criar en línea se conoce como endogamia, y se utiliza para determinar si los caracteres de los padres son dominantes entre todos los caracteres que hay en el criadero.
            Los resultados se muestran a continuación:

Aquí, los jóvenes llevarán el 75% de la sangre original  del padre, y el 25% de la sangre original de la madre. Los pollos deben mostrar un marcado parecido con el padre. Mientras que la influencia de la madre también debe ser visible.

El emparejamiento anterior producirá pájaros que se parecen a su padre, modificados ligeramente debido a la influencia de la madre en el emparejamiento inicial. Si los hijos nacidos son muy diferentes a los del padre (y de peor calidad), entonces el macho no es adecuado para la cría y hay que descartarlo del programa de cría.
            Una segunda opción consiste en emparejar los hermanos y hermanas de la misma pareja, con lo que se retendría el 50% del patrimonio genético de los padres originales. Sería producir aves de valor similar a sus padres inmediatos. Hay que recordar que al igual que se refuerzan los aspectos positivos, también se refuerzan los negativos, por lo que hay que tener mucho cuidado en cómo se utiliza cualquier joven si se continúa con esa línea en particular. Este tipo de forma de cría es muy útil cuando se necesita comprobar la dominancia de un pájaro determinado, o si se necesita recrear un pájaro específico,  por ejemplo, si un  pájaro ya es viejo para la reproducción, pero todavía tiene o ha tenido una poderosa influencia como semental.
            Una tercera opción en su segundo año, es cruzar a los jóvenes de la pareja 1  con los jóvenes de la pareja 2, o un joven de la pareja 1 con alguno de los padres de la pareja 2. Es para tener mejores resultados con este cruce por lo que es conveniente obtener todos los canarios de un mismo criador y así no extender demasiado la reserva genética con la que se está trabajando.
            La razón para hacer las parejas de esta manera es cuando se tiene un aspecto de calidad que está muy claro en la segunda línea y se quiere  introducir en la primera. Si se empareja un hijo de la línea 1con un hijo de la línea 2, para mejora las patas de la línea 1, se obtendrán ejemplares con el 25% del macho original y el 25% de la hembra original modificada por la acción de los padres de la línea 2. Idealmente, esta segunda línea contiene puntos positivos similares a los que tienen los pájaros de la línea  1, y además, otra característica adicional que es la que estamos intentando introducir.
            No tiene sentido utilizar las aves que no coincidan con las características fundamentales que existen (o que busca) en su línea, ya que si no se produce un cajón de sastre  de jóvenes, y si se utilizan todos se apresura su decadencia, en lugar de mejorar su línea al año siguiente.
            Llegados a este punto, es importante recordar que el criador está buscando un ave que tenga las características de su primera línea, pero que destaca en la característica adicional que desea incorporar y que procede de la segunda línea. Si los emparejamientos (ver figura 2) han demostrado que el macho original es dominante, entonces el criador tiene que buscar una hembra compatible, o viceversa, y todas las otras aves criadas que no cumplan este requisito deben desecharse.
Hay que destacar que los aficionados con experiencia emparejan un macho con dos o más hembras en el primer año. Esto, gracias a su experiencia,  les permite evaluar la calidad de las crías producidas en comparación con su padre, y determinar sin necesidad de apareamientos de prueba si  se debe continuar trabajando con el macho o no. También hay criadores que utilizan la endogamia en el 2º año, emparejando machos con hembras medio hermanas, y así desarrollan su línea más rápidamente.  

Año 3. Emparejamientos.
            El tercer año en el desarrollo de una  línea permite reproducir, muy cerca genéticamente, aves muy similares al padre original, ligeramente modificados, pero reduciendo al mínimo los efectos de otras aves.
            Al emparejar el macho original con una de sus hijas del 2º año, que tenía un 75% de sangre del padre, se obtienen unos canarios con el 87,5% de la sangre del padre. Los canarios nacidos de este cruce han debido mejorar levemente, y si no es el caso (debido casi seguramente a la influencia de la hembra original)  no tiene mucho sentido seguir esta línea de trabajo. Todos los emparejamientos realizados estaban encaminados a retener y maximizar las características del macho  (o de la hembra, que se habría utilizado siempre como reproductora). Si el macho era un canario excepcional los nuevos hijos también lo serán y ya se habrá llegado a establecer una línea.


Trabajando de forma continua con el macho cabeza de línea, es posible minimizar la influencia de las hembras, siempre que el macho sea dominante.

            Hay que recordar que se puede establecer una línea de cría que destaque en cualquier punto del estándar o en cualquier característica deseable: longitud, forma de los hombros, calidad de la cabeza, fertilidad, alimentación de los polluelos, vitalidad, o cualquier otro aspecto. A diferencia de los ingenieros genéticos, los criadores con incapaces de trabajar con genes individuales, pero pueden producir aves reproductores con determinadas cualidades trabajando con la reproducción en línea.
            Un punto final acerca de la cría en línea. Eligiendo sabiamente la población inicial (adquiriendo las aves a un mismo criador), se reduce al mínimo la necesidad de obtener pájaros adicionales, facilitando así el éxito en el promedio de los pájaros criados.  El canaricultor que está desarrollando su criadero debe ir  de nuevo a su fuente original con regularidad, para adquirir una sola ave cada año; ave que se ha generado a partir de la misma línea de origen de las aves, que por lo tanto encaja en su línea y contendrá los puntos que actualmente está desarrollando en el criadero, y que actúa como un cruce abierto controlado que se añade a la línea que se está formando y que es un recurso mucho mejor que tomar cualquier cosa de otro criadero que no tiene nada que ver con el origen del nuestro. Todo criador habrá conservado sus mejores aves para su propio uso, por lo que al volver a adquirir un ave del criadero de origen, se están adquiriendo pájaros más seleccionados que beneficiarán de inmediato a sus propias aves.
            La alternativa es tomar como parejas iniciales pájaros de diferentes criaderos que no están relacionados de ninguna manera. Estas aves producirán resultados azarosos,  y se introducirán muchas características no deseables  que serán imposibles de controlar, y que los resultados seguirán siendo impredecibles año tras años. La cría en línea ofrece un camino progresivo hacia delante en la mejora de los ejemplares de su criadero. Los criadores que suelen tener pájaros campeones año tras año o que están constantemente entre los mejores utilizan la cría en línea en un grado de mayor o menor pureza.